MOMA

 Vivir el arte en el MOMA no es cuestión de sabiduría. Es sentir que uno exprime la experiencia del asombro, de la crítica y belleza mientras reconoce la mirada del artista a través de su obra y se siente identificado. “Sube al piso 6”, me dijo mi hermana. Cuando vi un Pollock gigante fue que comprendí por…