GUO PEI: BECOMING A PIECE OF ART

“I may have faced many problems, but they tend to escape from my memories after I fight with them and won”. Guo Pei

Aprendió a coser a los dos años gracias a su madre y sus cuentos antes de dormir, eran historias contadas por su abuela sobre la elegancia ancestral y la importancia de la femeneidad.

Hoy la llaman “China’s Queen of Couture” y ha sido comparada con John Galliano y Alexander McQueen (Comentó que en el último caso no le parecía ya que eran como el día y la noche). Lo cierto es que Guo Pei, es Guo Pei y punto.

Nació en Pekín, hoy tiene cincuenta años, la describen como una mujer con gracia, de estatura pequeña y los que la conocen aseguran que es nada excéntrica, al vestir y personalidad claro está, porque su antítesis se manifiesta en las piezas que crea, en sus diseños, su arte.

Su trabajo capta la esencia de la verdadera alta costura hecha a mano, minuciosamente detallista y coleccionable. “Mi objetivo es crear reliquias que una mujer pueda pasar”. Hoy, con más de treinta años de experiencia sigue fiel a su escencia, la trascencencia de generación en generación. “Siempre tengo el deseo de crear algo que sea moda y no sea moda. ¡Así que un vestido termina pesando 50 kilos! Cada pieza ya no es moda. Es escultura, es pintura. A veces quiero poner todo eso en un vestido.”

Guo Pei Paris Fashion week Haute Couture 2017
Steve Wood

Cuando Rihanna vistió una de las lujosas capas de Guo (la cual tomó dos años en realizarse) en la gala Met conmemorando la exposición , el espectáculo causó una sensación mediática. Además de validar la posición de Guo con los críticos de moda, en noviembre de 2016 la Chambre Syndicale de la Haute Couture en París, el principal cuerpo de gobierno de la industria de la alta moda, la invitó al grupo como un miembro invitado. Ella es la primera diseñadora asiática que ha recibido tal honor en los 147 años de historia de la organización, en lo que Frank Cintamani, presidente de la Asian Couture Federation de Singapur, describe como “un momento histórico innovador para la costura asiática.”

“Soy un producto del cambio de China”, dice. “Nunca miro hacia abajo en mi pasado, y siempre tengo esperanza en el futuro. Estoy emocionada por lo que sucederá después”. A juzgar por las alturas creativas que ha escalado hasta ahora, es necesario en mi opinión que los diseñadores tengan también la misma motivación.

Además de motivos chinos, sus creaciones femeninas, a menudo de otro mundo, fusionan influencias de todo el mundo, utilizando elementos de cuentos de hadas, fantasía gótica e incluso historia militar.

“Nunca he perseguido realmente la fama global,” ella dice. “No sigo las tendencias ni trato de competir con nadie, todo lo que hago proviene de seguir mi pasión y mi amor por el diseño”.

“Creo que las mujeres deben ser como el agua, que parece suave y tierna, pero es muy poderosa”.

Su mayor irreverencia está en el bordado y los materiales que utiliza, entre ellos textiles chinos ancestrales, pieles, piedras preciosas, cristales, borlas de oro, hilos bordados sobre cera, entre otras maravillas.

La alta costura es una obra arte y quien la vista debe sentirse como tal.

Inspírate.

PD: Dedicado a todos aquellos que creen en Atelier, gracias por quedarse.

Guo Pei

 

 

 

Facebook Comments