THE DEVIL WEARS PRIVAT

 

 

Su ropa es excesiva y peligrosamente adictiva. El oro fue el protagonista, así como el  terciopelo, encajes, brocados de seda y telas impresionantes fusionadas. Corsés negros espectaculares, faldas polleras acompañadas de blusas fabulosas y los zapatos (ah, ellos)  altos y exquisitamente elegantes, como debe ser.  En la entrevista que le hice hace ya algún tiempo, él me dijo una definición que lo refleja: Belleza + Inteligencia = PODER. Y es cierto, la maldad le sienta bien. Inspírate.

 

Fotos:  Carlos G. Vega Cumberland   ( www.VegaFreeLance.com )  y Atelier

 

 

 

Facebook Comments